DESEMBOCADURA DEL GUADALHORCE.

A las afueras de la ciudad de Málaga, en el barrio de Guadalmar, comienza una ruta que parte hacia la Desembocadura del Guadalhorce.

Se trata pues de un oasis de vida en medio de la bulliciosa capital de la Costa del Sol.

CONOCE LA DESEMBOCADURA DE GUADALHORCE.

La Desembocadura del Guadalhorce es un Paraje Natural poco conocido por los malagueños, en el que existen dos senderos señalizados con paisajes que no dejarán de sorprenderte. El Paraje Natural está situado entre dos brazos del río Guadalhorce, en el tramo final de su trayecto. Uno de estos brazos fue construído artificialmente, debido a las contínuas inundaciones. Entre estos, se forma un humedal de gran valor para las aves migratorias. El río tiene un curso de 166 kilómetros y es el principal de Málaga.

Nuestra ruta por la Desembocadura del Guadalhorce comienza en el barrio malagueño de Guadalmar.

En primer lugar vamos bordeando el río hasta toparnos con un puente peatonal que nos permite cruzarlo, dejándonos imágenes espectaculares a cada paso.

Un cartel informativo nos habla de los dos senderos existentes.

El Sendero del Río Viejo y el Sendero Laguna Grande, ambos de 1,6 y 1,7 Km de recorrido respectivamente. En el camino, nos vamos encontrando diferentes observatorios que nos permiten avistar todo tipo de aves, además de los bellos paisajes que incluyen vistas a las lagunas, al mar, el Puerto de Málaga y al Paseo Marítimo Antonio Banderas.

Muchos son los seres vivos que habitan en el Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce.

Aves migratorias, flamencos, cigüeñas negras, fochas, zorros, conejos, nutrias, camaleones, lisas, anguilas, además de una variada flora, con especies casi desaparecidas en otras zonas litorales de la provincia, como la vegetación dunar. También existen especies alóctonas invasoras.

Como dato histórico, cabe mencionar la existencia de unas ruinas fenicias conocidas como el Cerro del Villar.

Este yacimiento sugiere que en la antigüedad esta zona fue utilizada como puerto natural. Hoy se encuentra prácticamente destruido por la urbanización.

Su nombre, Guadalhorce, significa “río de los silencios” en árabe.

INFORMACIÓN DE INTERÉS DE LA DESEMBOCADURA DE GUADALHORCE.

La Desembocadura del Guadalhorce está situada al oeste de la ciudad de Málaga y limita con el Paseo Marítimo Antonio Banderas a un lado, y con el barrio de Guadalmar al otro.

El acceso es posible por ambos lados, aunque es recomendable acceder por Guadalmar.

Cómo llegar.

Existen varios medios para llegar a esta barriada malagueña. La primera de todas es el autobús de la línea 10 de la EMT, “Alameda Principal- Guadalmar-Churriana”. Esta línea dispone de varias paradas en el barrio de Guadalmar, la más cercana a la entrada de la desembocadura del Guadalhorce es la ubicada en la calle Manuel Curros Enríquez.

Además, puedes acceder en tu propio vehículo, por la autovía A-7 hasta llegar a la salida San Julián – Guadalmar. Una vez allí, aparcar es muy sencillo.

Recomendaciones.

Aunque la ruta no supone un gran esfuerzo, es recomendable llevar calzado adecuado, así como agua y ropa cómoda. Si quieres divisar aves, lo recomendable es que lleves prismáticos para disfrutar de la experiencia al 100%.

Las rutas pueden ser recorridas en un mismo día, y el tiempo que se tarda en hacerlas depende del ritmo y de las veces que te pares a contemplar la naturaleza.

A un ritmo constante y con paradas en todos los miradores, te puede llevar toda la mañana. También puedes disfrutar del paraje en bici, ya que es accesible.

En la zona no existe ningún tipo de servicio. No hay baños, ni papeleras, ni zonas para hacer picnic, por lo que es recomendable llevar tu propia comida y bolsas para la basura.

Recuerda que estás en un Paraje Natural donde habitan un gran número de especies animales y vegetales, por lo que debes respetar siempre la zona.

No es aconsejable además salirse de los caminos ni alzar mucho la voz, pues es necesario estar en silencio para así poder ver el mayor número posible de aves.

Esperamos que disfrutes este estupendo Paraje Natural tanto como lo hacemos nosotros.