CALLE ALCAZABILLA, MÁLAGA.

Calle Alcazabilla es una de las calles más transitadas de la capital malacitana, dada la importancia cultural de la misma y su vida social.

Alberga alguno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. ¿Quieres conocerlos? Continúa leyendo.

Edificio de la Aduana y la Alcazaba de Málaga.

En primer lugar, a los pies de Calle Alcazabilla, encontramos el antiguo Palacio de la Aduana. Fue construído entre 1788 y 1826. Fue también la Real Fábrica de Tabaco, y sede del gobierno de la provincia. Actualmente aquí se encuentra el Museo de Málaga. Unas altísimas palmeras flanquean su fachada principal. Avanzamos unos metros por calle Alcazabilla y nos topamos en segundo lugar con la entrada a la Alcazaba de Málaga, y a su lado uno de los accesos para subir al Mirador de Gibralfaro

A las faldas de la Fortaleza tenemos el Teatro Romano, y justo en frente tenemos una pirámide de cristal, desde donde podemos ver las piletas de garum.

Edificios y lugares de interés en calle Alcazabilla.

Justo enfrente de la entrada la Alcazaba, se encuentran dos edificios emblemáticos de la Semana Santa malagueña. Se trata de la Casa Hermandad de la cofradía del Santo Sepulcro y la de Estudiantes, que albergan un museo, ambos con exposiciones de sus más valiosos enseres.

A continuación nos topamos con una estrecha callejuela, donde podemos observar la parte trasera del famoso Museo Picasso, y parte de la iglesia de San Agustín.

Un icono de esta calle es también el Cine Albéniz. Construido en 1945, aún proyecta películas en sus pantallas. No puedes irte de Alcazabilla sin tomarte algo mientras contemplas el imponente Teatro y su Alcazaba.

¿Quieres visitar el Teatro Romano y la Alcazaba?

Apúntate a la visita, con la mejor web sobre Málaga.